­­­El reto de frenar el crecimiento tumoral ha encontrado un nuevo filón en las plantas. Esta vez no se trata de especies milagrosas ni nada parecido, sino de los resultados obtenidos por el equipo de investigación de la Universidad de Córdoba BIO301, “Epigenética y Reparación de ADN”, adscrito al Instituto Maimónides de Investigación Biomédica, y liderado por la catedrática de Genética, María Teresa Roldán Arjona.

Este equipo ha conseguido expresar de forma estable una proteína vegetal en células de cáncer, modificando la expresión de genes responsables del desarrollo tumoral. Este trabajo, publicado en la revista Epigenetics, ha sido encabezado por las investigadoras Teresa Morales Ruiz y Mª Victoria García Ortiz, que han trabajado en el laboratorio con células procedentes de tumor de colon y han empleado análisis genómicos a gran escala.

Según explican las autoras, se trata de “una proteína que podría usarse como una herramienta para borrar las etiquetas moleculares que silencian genes con el fin de revertir, en parte, el comportamiento tumoral de las células cancerosas”. Estas enzimas vegetales son las primeras en actuar en una ruta bioquímica que elimina directamente estas “etiquetas” en el ADN que producen el apagado o silenciamiento de los genes,  y cuyo resultado final es el ADN libre de esas “marcas”. En humanos no se ha descrito un proceso igual, aunque existen rutas similares pero que incluyen más reacciones y la eliminación de las “marcas” ocurre de forma indirecta. De ahí que la clave de este trabajo haya sido “emplear la actividad de estas enzimas vegetales para reprogramar el ADN del cáncer humano”.

Los resultados obtenidos por el equipo de la Universidad de Córdoba abren nuevas opciones para estudiar la expresión de genes no sólo en patologías como el cáncer sino en situaciones normales.

Este equipo de investigación desarrolla el proyecto Remake, financiado con fondos Feder por el Programa de I+D+I orientado a retos para la Sociedad 2016 del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, dentro de la convocatoria de “Retos y Excelencias” de 2016.